Declararse en Bancarrota en España
2.5 (50%) 6 vote[s]

Declararse en Bancarrota en España

Las subidas constantes del Euribor, la crisis económica que ha azotado España y en consecuencia el aumento del desempleo, hacen que muchas familias se deban declarar en bancarrota y  no puedan hacer frente a sus compromisos de pago.

Ya sea en forma de préstamos, hipoteca, tarjetas de crédito y demás compromisos contraídos con acreedores, sobre todo los bancos.

Hoy en día, ante la imposibilidad de pagar, la mejor opción es declararse en suspensión de pagos, así, paralizando los intereses de la deuda y las ejecuciones en curso, además de los pagos, para corregir el desequilibrio financiero mediante pacto con las entidades bancarias o acreedores.

¿El resultado?

Poder saldar las deudas en condiciones más ventajosas y plazos más amplios.No sólo las empresas pueden declararse en bancarrota, sino también las personas físicas y familias pueden si se encuentran en una situación de insolvencia y desamparo económico.

Con la declaración judicial de una persona en estado de bancarrota, se abre un juicio de quiebras o procedimiento concursal para determinar si la persona puede o no hacer frente a las deudas contraídas con su patrimonio.

Existen distintos tipos de quiebra, que acabarán moldeando el procedimiento tras la declaración:

  • La culpable: gastos excesivos con respecto a su liquidez, apuestas de altas cantidades, juegos de entretenimiento, la venta de bienes fiados sin pagar al fiador…
  • La fortuita: por sucesos inesperados, totalmente fuera del control del deudor, que pueden afectar a los bienes y capital de la persona. No existen penalidades.
  • La fraudulenta: la omisión o ocultar información relevante que afecten a su balance general, falta de contabilidad apropiada, falsificación documental, utilización de fondos ajenos, transferencias ilegales o negocios de letras cuando no se tiene dinero para ello.

Declaración de bancarrota y posterior concurso de acreedores

Antes de la declaración de quiebra, es muy aconsejable contratar los servicios de abogados expertos en derecho bancario y financiero, para conseguir mejores resultados en menos tiempo.

Entrando en el proceso judicial, se paralizan las demandas por falta de pago y la ejecución de bienes, se interrumpe la acumulación de intereses en créditos no pagados, aplazándolos hasta 5 años, e incluso cancelándolos si se demuestra que no se puede pagar dada la situación personal, acogiéndote a la Ley de Segunda Oportunidad.

Una vez te declaras en bancarrota, se reúnen a todos los acreedores para analizar la situación financiera y votarán una propuesta de convenio, que posteriormente supervisará el juez, dando lugar al procedimiento de liquidación de la deuda.

¿Qué pasa cuando no se tiene nada ni se puede afrontar la deuda?

En este caso no estamos hablando de crear un plan de pagos sino de que sencillamente ni se puede ni se podrá pagar.

Si esto pasa, se aceptarán las deudas y no habrá que pagar a los acreedores, se cancelarán las deudas o se reducirá la cuantía a lo que se pueda pagar.

Declararse en bancarrota no es un procedimiento agradable, y limita a la persona, por eso es del todo recomendable consultar con un experto y estudiar si no existe otra posibilidad mejor con la que hacer frente a las deudas.

Declararse en Bancarrota en España

Recomendaciones:

Si después de negociar con las entidades financieras no se soluciona el problema, la familia deberá acudir al concurso de acreedores para pactar otras condiciones.

El concurso de acreedores de personas físicas es la última fase de la negociación que una familia con problemas de impago y liquidez tiene frente a sus acreedores.

Si tu situación financiera es insostenible, y has intentado la refinanciación de la deuda sin éxito, el procedimiento de quiebra familiar o concurso de acreedores es la mejor opción.

Te damos unos consejos:

  1. La familia/ persona debe ser diligente en sus actuaciones y asumir el problema financiero.
  2. Tener claro el objetivo que se quiere alcanzar con el concurso (evitar el desahucio, entre otros).
  3. Concienciarse de que la última oportunidad para solucionar los problemas financieros de la familia, por lo que actuar según las directrices del juez y del abogado es la mejor de las opciones.
  4. Cuanto más involucrado está el deudor en el procedimiento, más favorable será para él.  Aportando todo el flujo de información posible, una comunicación fluida con la administración concursal o juez.
  1. La familia debe implicarse en el procedimiento:
    • Contactar con el administrador concursal para explicarle las necesidades mensuales y estipular el derecho de alimentos, así como solicitar su intervención en la negociación con los bancos para otorgarles confianza.
    • En el caso de que la vivienda habitual de la familia esté hipotecada, puede solicitar al administrador y/o al juez que los ingresos mensuales de la familia se usen para satisfacer el pago de la hipoteca, como prioridad absoluta, para evitar la ejecución de la misma.
  1. Los jueces y administradores concursales suelen ser sensibles ante la grave situación financiera y facilitan el trabajo y las negociaciones a los abogados.
Cuenta con nosotros. 

¿Eres insolvente? ¿Tu acreedor está presionándote? Existe una salida, no dejes pasar el tiempo y actúa.

Somos una empresa española, formada por economistas, abogados, corredores de seguros y expertos analistas financieros, con más de 20 años de experiencia en el asesoramiento asegurador, bancario y empresarial a diferentes corporaciones, pymes y particulares.

Somos uno de los precursores en la acogida de personas físicas a la Ley de la Segunda Oportunidad.

Por qué desconocemos la Ley de Segunda Oportunidad

Tenemos despachos en todas las provincias de España.

Centralita abierta de 9:00 a 21:00 horas de lunes a viernes. Teléfono de contacto: 687 458 237

Déjate ayudar.